Culo inquieto

Ya han pasado dos años desde que llegamos a California tras un paréntesis de otro año viviendo y trabajando en Madrid. El blog sigue su curso, esta vez más centrado en este "life'changing event" que nos está pasando. Y como siempre (o casi)el blog sigue llegando...¡¡¡EN ESPAÑOL!!! Sumamos y seguimos, y añadimos un nuevo miembro a nuestra familia: Sarita Do-Fernández.

jueves, 16 de abril de 2009


Cada día sale el sol, y él alumbra los descubrimientos de la pequeña Sara. Este mundo manido, gastado, a veces aburrido y predecible es un lienzo en blanco para ella, y hasta lo más trivial ante mis ojos es algo fascinante ante los suyos. La envidio por ello y la compadezco al mismo tiempo, porque ella no lo sabe, y me alegro de poder disfrutarlo a través de los ojos de una madre, que son muy distintos a los de una hija que no tuvo descendencia aun.
¿Quién sabe cuál llamará su atención hoy? Quizá el salpicar del agua en la cara al agitar las manos en ella; el sonido de un beso gordo en ese pliegue del cuello; la suavidad del pelo de Neo; los destellos del sol al pasar a través del panel de cristal de la ventana; cómo sabe una fresa; el calor que sale del secador; el olor del detergente en la ropa recién lavada; el dolor de la uña al rasgar la piel; las cosquillas del pelo de mamá en la frente; el sonido de dos cucharas al golpearlas; que papá sale y se esonde tras el quicio de la puerta por cuanto tiempo Sara decida reirse; que la risa desatada acaba por hacer a la tripa doler; las cosquillas de las puntas de mis dedos en la planta de sus pies; que las lágrimas que uno llora son siempre saladas, a veces incluso amargas; que a la noche, la luz se va pero vuelve cada día para descubrir nuevas cosas.

6 Comments:

Blogger sinkuenta said...

¡Qué bonito, Susana! Aunque se adivina una cierta melancolía... Todos podemos, como Sara, sorprendernos cada mañana de tantas cosas maravillosas que se producen a nuestro alrededor y que no llegan a existir para nosotros al no mirarlas. Sara nos está dando la clave: tenemos que seguir interesándonos por la vida y sus milagros!! Te mando un abrazo

3:46 a. m.  
Blogger Susana said...

¿Por qué será que siempre hay un atisbo de melancolía en lo que escribo, y tú lo detectas siempre? Sí, puede que lo haya, es por lo fugaz del tiempo y lo transitorio que es todo. Ver crecer a un hijo te hace darte cuenta aun más de ello. Pero ver crecer a Sara también me llena de alegría y como dices tú, me enseña a seguir interesándome por la vida, porque ahora lo veo todo un poquito a través de sus ojos. Un beso, Alicia.

6:42 a. m.  
Blogger Edumenorca said...

Aqui la abuela Juliana y yo maravillados ante los descubrimientos de Sara y tu preciosa manera de contarlo .
Hemos recibido las últimas fotos con tu carta y dice que es clavadita a su padre (dile algo , que a mi no me hace caso )yo digo que se parece a los dos . Un besazo para todos desde Menorca

8:23 a. m.  
Blogger Susana said...

Bueno, lo del tema "parecidos" da mucho de sí. Conchi también dice que es clavadita a su padre, pero es porque en España la gente no está acostumbrada a ver a gente asiática. Yo que estoy todo el día que si en natación, que si en la biblioteca, que si en gimnasia para bebés... y veo bebés que son asiáticos 100% os puedo asegurar que mi niña no parece un bebé asiático, y de hecho la gente asiática que la ve nunca sabe que es asiática. Pero ayer lo mejor de todo fue cuando dijo mi padre que en las fotos del mes de amrzo en color seia, la niña se parece a Conchi de beb'e. Vivir para oír, y opiniones para todos los gustos, está visto.
Muchos besos desde una California azotada por el calor.

P.D. Habéis visto los vídeos de la natación??? Y todos los demás??? Copia, pega y disfruta:

http://www.youtube.com/results?uploaded=m&search_query=susivinh&search_type=videos

8:44 a. m.  
Blogger Maite said...

No olvides mirarlo también desde tu punto de vista, es decir, todo lo que descubres tú de ella. Yo descubro cosas y me soprendo todos los días: hoy Diego ha aprendido a escribir su nombre, por ejemplo, y Pedro a hacer una vuelta de carnero. Mañana será otra cosa y todas me arrancan una sonrisa de asombro y de orgullo.

9:06 p. m.  
Blogger Susana said...

Maite, escucharte enumerar los logoros de tus dos bichillos me hace esperar con mucha ilusión el porvenir. Es una manera muy bonita de verlo, y de vivir.

9:46 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home