Culo inquieto

Ya han pasado dos años desde que llegamos a California tras un paréntesis de otro año viviendo y trabajando en Madrid. El blog sigue su curso, esta vez más centrado en este "life'changing event" que nos está pasando. Y como siempre (o casi)el blog sigue llegando...¡¡¡EN ESPAÑOL!!! Sumamos y seguimos, y añadimos un nuevo miembro a nuestra familia: Sarita Do-Fernández.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Mi Cuerpo Serrano

La prueba del algodón, la indisputable, la que no deja lugar a dudas acerca del estado de mi cuerpo serrano, el de la sombra en la foto: la prueba del bikini.
El domingo pasado una fugaz ola de calor que apenas duró dos días me hizo refugiarme en la piscina, no en la cubierta en esas sesiones en las que voy con Sara y otra decena de mamás y sus bebés, donde la "igualdad de condiciones" nos hace zambullirnos sin inhibiciones, sin miramientos, sin vergüenza. No, el domingo fue en la piscina al aire libre del complejo de apartamentos donde vive una amiga, por cierto, también mamá y de silueta envidiable. Allí no estábamos todos en igualdad de condiciones: había jovencitas bronceadas, mamás cuarentonas (menos mal) y cincuentonas sin más. No quería mirar, no quería compararme, pero no me pude resistir, y con ello no pude evitar pensar por unos segundos que "cualquier tiempo pasado fue mejor". En realidad sé que no es así, que mi presente no lo cambio por ningún pasado, pero tampoco pude evitar echar de menos mi antiguo cuerpo. Es verdad que nunca fui una sílfide precisamente. Medir un metro setenta y tantos centímetros es lo que tiene: ser una chica "grande", aunque no gorda. Ahora estoy en una talla más, una 44 de la que no bajo ni por recomendación, y con una carne que no me parece la mía, en sitios en los que antes no estaba y con una consistencia cuanto menos inquietante. Ya sé que habrá quien diga que exagero, quien diga que estoy bien, igual que los hay que dicen que "estoy bien pero aun no he recuperado la figura". Será cuestión de aceptar que ya no soy lo que era. Entre chapuzón y chapuzón, modelito holgado y modelito más apretado, creo que este verano me tocará hacer ejercicio de auto-aceptación en un intento de asumir no sólo mi papel sino ahora también mi imagen y mi cuerpo de madre.

5 Comments:

Blogger sinkuenta said...

Susana, te entiendo perfectamente... yo, por motivos diferentes a los tuyos, también me he visto regalada con un puñado de kilos que no esperaba. Me miro y no me reconozco... toco diferentes zonas y me parece que le estoy tocando el cuerpo a otra persona. Como tú, me planteo qué hacer... y, también como tú, llego a la inevitable conclusión de saludar a este cuerpo extraño y tratar de cuidarlo porque es el mejor que voy a tener de ahora en adelante. Te mando un abrazo y dale un besito a Sara de mi parte.

4:07 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hola Susana:
¡Cómo te entiendo! Yo, si entrara en una 44 sin problemas, en este momento ,sería feliz!!!
Bienvenida a la "operación bikini" Por cierto, te dije que voy a SF en julio (después de 20 años,guauuu)¿estareís allí? Espero conoceros, nunca me había hecho amiga de alguien "virtualmente" y me encantaría veros "al natural"
BESOS desde Madrid con un bochorno tremendo.Suni

12:56 p. m.  
Blogger Maite said...

¡Jajajajajajaja! ¡La historia de mi vida! En fin, que yo, desde que tuve a Pedro hace cinco años y a Diego hace tres, nunca he podido volver a mis 62 kilos... Pero, bueno, hay días que digo que me da igual y otros (como cuando me pongo bikini, sí) que me da pena. Y la mayoría de los días casi ni me acuerdo porque mis dos ángeles/demonios no me dejan :)

8:42 p. m.  
Blogger Susana said...

Hola chicas!

Gracias por entenderme y por darme ánimos. Lo que dices, Alicia, de que el cuerpo que tengo ahora es el mejor que tendré de ahora en adelante me hace sonreír y tomármelo de otra forma, así que me querré un poquito más. Por cierto, hoy he concluído la operación "sacar la ropa de verano y guardar la de invierno" y miedo me da cuando empiece a probarme mi ropa pre-embarazo, ya que el verano pasado es cuando di a luz. Ya os contaré...
Suni, en julio estaré en Madrid. Llego el 16 de junio y estaré allí hasta el 4 de agosto. A lo mejor coincidimos allí.
Bueno, voy a aprovechar que Sara duerme para ducharme.
Besos a todas.

8:00 a. m.  
Blogger Antonio Ruiz Bonilla. said...

¿Y la foto en bikini? Así es difícil opinar. Seguro que si te lo propones —culo inquieto— lo conseguirás

9:38 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home